});

PERROS Y BARES. Gracias BATOI

PERROS Y BARES. Gracias BATOI

Desde Cinco Hocicos queremos dar las gracias al CAFÉ-BAR BATOI, en San Vicente de Raspeig porque mientras nos seguimos topando con noticias insólitas como no permitir la entrada de un perro guía en transporte público o «amables» invitaciones a irse de una terraza por ir acompañados de un can, hoy Miguel, dueño del establecimiento, ha dado una lección de civismo protegiendo los derechos de la preciosidad que podéis ver en las fotos de este post y su responsable.

Esta belleza es una clienta VIP, al igual que todos los canes que visitan el bar, en el BATOI.

Acude prácticamente todas las mañana con su responsable a desayunar en la primera o segunda mesa que hay junto a la puerta, a mucha distancia de cualquier parte del bar donde se manipulen alimentos. Su comportamiento es excepcional, no te enteras de que cerca tienes un perro salvo que te dirijas a ella que vendrá a saludarte tranquila y alegremente.


Como casi todas las mañanas se encontraban desayunando en el BATOI, tanto en la terraza como en la parte de dentro del local habían bastantes mesas libres cuando han entrado dos mujeres acompañadas de una menor. Se disponían a tomar asiento cuando se han percatado de la presencia de la perra, la cual dormía plácidamente ajena a todo lo ocurrido. Entonces con una actitud muy arrogante una de las mujeres se ha dirigido hasta la barra a decirle indignada a Miguel que la perra no podía estar allí, que no pueden entrar a los bares.

Miguel, amablemente, le ha contestado que si que puede, si él así lo desea, que es el dueño del establecimiento quien decide si pueden o no entrar los perros al bar y evidentemente él está conforme con su presencia.

La señora en cuestión ha tardado poco en decir que eso no es así y que ella trabaja en sanidad, como si eso garantizara que su palabra es más veraz que la del dueño del establecimiento, mientras se dirigía hacia la puerta diciendo que si la perra estaba allí ellas se iban. Miguel gustosamente le ha animado a que lo hiciera.

Al parecer la señora se ha sentido ofendida por qué se prefiriera la presencia del can a la suya propia, ha cambiado de idea y ha solicitado las hojas de reclamaciones, las cuales han sido puestas a su disposición de inmediato.

Desde Cinco Hocicos, que hemos presenciado todo lo ocurrido, con la colaboración de nuestro abogado que nos ha facilitado enseguida la normativa vigente: Artículo 13, Ordenanzas Municipales sobre la Tenencia de Animales de Compañía en el Entorno Urbano hemos procedido a enseñarsela a la señora, a la que no le ha quedado otra que pedir disculpas, romper la hoja de reclamaciones y marcharse del lugar.

En los años que lleva el BATOI atendiendo a las y los san vicenteros han pasado muchos canes por allí, NUNCA hemos tenido constancia de ningún incidente que ninguno de esos perros hayan provocado. Sin embargo si que son varias las anécdotas desagradables relacionadas con clientes bípedos las que nos han comentado, sin embargo los perros son los que provocan estupor dentro de un bar.

Desde Cinco Hocicos creemos que ya va siendo hora de normalizar la presencia de los perros en un entorno diario. Al fin y al cabo nadie pretende que quien no comparta la voluntad de convivir con un animal esté obligado a hacerlo, pero tampoco que en un entorno donde hay posibilidad de elección, se anteponga los derechos de una persona que no va acompañada por un can a los de la que sí que lo está. No hay ningún motivo razonable para ello y seguro que en la mayoría de las ocasiones es mucho mejor recibido, por el resto de personas presentes, un perro que una persona intolerante y arcaica.

De nuevo antes de despedirnos de este post damos las gracias a TODO EL EQUIPO DEL CAFÉ-BAR BATOI en San Vicente del Raspeig por dar ejemplo de civismo y anteponer los derechos de un animal a los de una persona.

Publicado el:19 febrero, 2020MAr Puig

2 comentarios en “PERROS Y BARES. Gracias BATOI

  1. Muchos más establecimientos deberían seguir el ejemplo. Y gracias que solo iba (leiya) la perra, muchas de las veces también va (thor), mi perro, que de vez en cuando se lo queda mi hermano, dueño de (leiya) la perra. Gracias, café Batoi sois grandes.

Deja un comentario